Pixelado
 En un contexto de globalización donde las distancias adquieren otro valor, la ilusión de cercanía con personas queridas, a pesar de su lejanía física, es algo habitual gracias a las videoconferencias. En el mundo digital, el fallo en el sistema funciona como el síntoma. Lo que nos ayuda a visualizar su condición y sus limitaciones.

El fallo nos recuerda el absurdo de lo estándar y da pie a la creación.

Si la estandarización es una deformación de lo natural, la deformación de lo estándar (fallo de sistema) es a su vez, una vuelta a la expresión natural.

La serie "pixelado" es una contribución a la conservación de lo desestructurado. Poniendo el fallo como centro de la obra, éste pierde su carácter accidental y adquiere cierta dignidad. Es la traducción pictórica del choque de píxeles.

Dentro del proceso de trabajo, la espontaneidad o falta de planificación de este fenómeno se acentúa gracias al trazo expresivo y al fluir de la pintura.